Volver a:

Clases de cerramientos

Inicio

 

 

 

Vallas para exteriores

Para empezar a tratar el tema de vallas para exteriores tenemos que previamente abordar los materiales en los que se pueden fabricar vallados para colocar en la intemperie. Las maderas que son de poca resistencia suelen comúnmente resquebrajarse con el paso del tiempo debido a los cambios de temperatura que le produce el día y la noche o la humedad que recibe en un terreno propenso a precipitaciones o humedad proveniente del rocío nocturno.

Por lo general, lo que esta mundialmente recomendado es el lapacho. Este tipo de madera se caracteriza por ser muy resistente en ámbitos de poco cuidado del sol y la lluvia, aunque por supuesto, éste tipo de maderas mas resistentes asumen un mayor poder adquisitivo del comprador. Hay quienes también optan por vallas para exteriores de hierro que obviamente son más resistentes que la madera, pero como contraparte tienen un costo de manutención mayor que el de la madera, ya que son más propensas a oxidarse con el paso del tiempo y el exceso de humedad en períodos estivales.

El costo de los antioxidantes que son necesarios para las vallas de hierro es desmesurado comparados con los químicos que se aplican en la madera tratada. Los antioxidantes son una buena solución a este tipo de problemas, vienen en una amplia gama de variados colores en los que se pueden solucionar todo tipo de problemáticas que involucren a la oxidación como factor principal incidiendo sobre el metal. Mundialmente reconocidas, las mejores vallas para exteriores se suelen encontrar situadas y construidas en materiales de acero.

vallas-para-exterioresEl acero es una aleación de hierro y carbono, lo que resulta un metal duro y robusto, una combinación muy apta para todo tipo de aspectos climáticos que se puedan encontrar en un ámbito abierto. Aunque su valor pueda ser algo más caro que el de otras opciones, su resistencia para este tipo de situaciones es inigualable. Las vallas para exteriores que más reconocimiento tienen son las fabricadas en acero. Una vez elegido el material con el cual se pretende construir el vallado externo se prosigue a calcular la altura y la distancia entre las vallas para poder saber que proporción es la justa para satisfacer el uso que se le quiera dar a la valla en cuestión. Si uno pretende preservar un margen de privacidad y seguridad para el terreno se recomienda realizar una medición previa y luego trazar la altura respectiva para satisfacer estas variables. Si uno quisiera una mayor seguridad se trazará una mayor altura para evitar cualquier tipo de robo dentro de la propiedad privada, también teniendo en cuenta la posición.

Vallas para exteriores de diferentes materiales

Ya que si las vallas estuvieran situadas en forma escalonada facilitarían el ingreso al terreno trepando por el espacio entre valla y valla. Otro de los puntos a tener en cuenta en la colocación de las vallas para exteriores es la superficie y la forma geométrica de la valla. Existen vallas de superficie lisa o rugosa, como así también de formas circular o en forma de barrote, etc. Una valla de poco diámetro (en el caso de una cilíndrica por ejemplo) podría significar una amenaza de seguridad. Ya que hoy en día con los avances tecnológicos existen herramientas capaces de quebrantar el acero a través del calor por ejemplo. Por lo que la colocación y el tipo de valla para exterior a colocar también es un punto importante a la hora de la compra y colocación del cercado. Los expertos asumen como más conveniente para la mayoría de los casos la colocación de vallas para exteriores de acero con superficies lisas y gruesas, preferentemente de tipo cúbicas o cilíndricas (de gran arista – diámetro respectivamente).

vallas-para-exteriores-imagenesComo mencionábamos anteriormente también siempre va a depender del uso que se le quiera dar a la valla. Generalmente en lugares en los que se relaciona vallado para exteriores con seguridad se optan por las recomendaciones anteriormente citadas, pero si el uso para el que se lo quiere utilizar es de tipo doméstico las medidas y alturas recomendadas se deben ajustar tendiendo en cuenta los patrones para los que se pretenda utilizar las vallas. Generalmente hogares rurales o viviendas que se sitúan en lugares de poco transito poblacional no prestan tanto cuidado a la estética de la valla en cuestión, aunque también si el vallado para exteriores que queremos montar estará situado en un lugar altamente poblado en un contexto de modernidad, la estética también deberá ser tomada en cuenta.

En este caso involucraríamos color, aspecto, brillo, etc. En conclusión, el estilo y la funcionalidad que se le quiera dar a las vallas para exteriores va a depender exclusivamente del propósito que le acarree al comprador de la valla, y el uso específico para el que se la requiera. Si el uso es doméstico o que no necesita demasiada seguridad se pueden abaratar costos comprando vallas para exteriores de madera, a una altura prudencial. Si el uso demanda un mayor cuidado y seguridad, se recomiendan vallas de acero y a una altura por sobre lo normal para preservar el contenido del terreno.

Buscador temático sobre cerramientos

 
(C) www.cerramientos.org | email de ventas