Volver a:

Cercas y vallas para cercados

Inicio

 

 

 

Vallas de jardines

Para comenzar a hablar acerca de las vallas de jardines, debemos saber que el mercado nos ofrece distintos tipos de los mismos, por los que cada uno puede elegir, de acuerdo a sus necesidades, gustos, preferencias y estilos. Es importante destacar que los tipos de vallas de jardines más comercializadas en los últimos tiempos, son los de madera. Debido al composait que forma junto con la vegetación del mismo. Eso sí, debemos optar por maderas fuertes y robustas que puedan soportar la corrosión que produce la naturaleza junto con los vientos, las lluvias y granizos, la nieve, mucho sol, etcétera. Tengamos en cuenta que si queremos realizar un vallado perimetral de nuestra piscina en madera, esta se encontrará en constante contacto con la humedad, por lo que debe ser una madera fuerte como lo es la madera del lapacho. Es un tipo de madera cara, pero al comprarla no nos arrepentiremos, es una madera que nos durará por años y en perfectas condiciones.

vallas-jardinesPara ayudar un poco a que se mantengan perfectas, podemos darle una o dos manos de barniz, también por una cuestión estética y para que queden más brillantes. No debemos elegir maderas más baratas y más livianas, debido a que se arruinarían por completo en pocos años. Una buena madera para las vallas de jardín, es ideal. Podemos también cercar una pequeña zona de nuestro jardín en donde tengamos nuestra “huerta” con flores y plantas, para protegerla de que cualquiera pueda ingresar y pisarlas, como nuestros niños pequeños y las mascotas. Una buena opción para las vallas de jardines, también son las del tipo reja. Hechas de un metal como el hierro. El hierro es uno de los metales más resistentes para este tipo de cosas, por eso es que no son muy comprados, debido a su precio.

Ahora bien, si sólo queremos vallar una pequeña parcela en nuestro jardín, el presupuesto no será tan elevado y la duración del mismo, será eterna. El hierro es uno de esos materiales perfectos para exteriores, donde nada puede afectarlo. Algunas personas optan por pintarlos, pero con el tiempo quizás la pintura comienza a resquebrajarse, por ello se debe realizar una pintura periódica del mismo. El enrejado de hierro, se encuentra a la venta en distintos tipos, formas, alturas, acabados y colores. Nosotros optaremos por el que más nos convenga. Si queremos realizar tan sólo un vallado de una pequeña zona, no requerirá de mucha altura, con un metro, un metro y medio, bastará.

Vallas de jardines de diferentes materiales

vallas-jardines-cercadosEl acabado de este tipo de vallas de jardines, será a gusto del comprados, pero debemos saber que el mercado nos ofrece muchísimos estilos de los mismos, incluso también podemos pedirle a un herrero que nos realice un diseño original o un diseño inventado por nosotros, más actual. Podemos optar además por vallas de jardines de PVC. Podemos considerar a estas como una de las más resistentes para estos casos el cual es un material con el que se fabrican muchas cosas, que quizás no habíamos tenido en cuenta hasta ahora, como las botellas de gaseosas o agua mineral. Es un material muy fácil de trabajar que está comenzando a ser empelado para fabricar las vallas de jardines. Generalmente vienen en blanco, color que otorga prestancia a nuestro jardín, combinado con el verde de la vegetación y los colores de las flores. Es un material sumamente resistente, e inclusive uno de los más utilizados para estos casos. No requieren en lo absoluto de mantención periódica, ya que no se arruina para nada, quizás puedan ensuciarse un poco, por efecto de la misma vegetación, la tierra, las manchas que puede generar el mismo agua, por ello es necesario limpiar estas vallas de jardines, de vez en cuando con algún trapo húmedo y un poco de detergente, para remover de forma completa estas manchas y hacer relucir nuestro vallado blanco y brillante.

Otras personas, también tienden a elegir como vallas de jardines, al alambre de simple o triple torsión. Es uno de los materiales más económicos y por ello no quiere decir que no sean de buena calidad. Debemos contratar a una persona que nos los instale perfectamente por poco dinero. No debemos cometer el error de por no gastar una mínima suma, realizar nosotros el trabajo y hacerlo mal. También podemos pedir el asesoramiento de alguien que sepa de estos trabajos, para que nos ayude a nosotros mismos. Debemos cavar un poso en forma horizontal, de aproximadamente entre veinte y treinta y cinco centímetros. Allí, deben colocarse las bases, que pueden ser de cemento y colocar allí los alambrados. Es muy importante tensarlos antes, así son más firmes y fuertes, para que con el tiempo no se forman esas especies de panzas que quedan tan antiestéticas en nuestro jardín, ya que le dan un aspecto de abandono y desidia.

Buscador temático sobre cerramientos

 
(C) www.cerramientos.org | email de ventas